Diario Tucumano | Portal de Noticias | Tucumán | Argentina

Salud

Cómo reconocer la Hipoglucemia y prevenirla

La responsable del Programa Provincial de Diabetes, Cristina du Plessis, habló acerca de la importancia que tiene concientizar acerca de esta problemática de salud, ya que mientras más elevada es la disminución de azúcar en sangre, las consecuencias que acarrea pueden ser de mayor gravedad y permanentes.
La hipoglucemia se define como la disminución de la glucosa en sangre, por debajo de 65 mg por decilitro, como lo explica la especialista esta afección tiene diferentes niveles. Pérdida de conocimiento y convulsiones son algunas de las consecuencias que una brusca disminución de azúcar en sangre puede ocasionar en la persona que la padece. Uno de sus síntomas principales es neurológico, debido a la afectación que esta patología genera en el normal funcionamiento del cerebro.
«Muchas veces son personas que están a simple vista como alcoholizadas, se ríen solas, dicen cosas inapropiadas o tienen una conducta extraña y resulta no ser más que una hipoglucemia, ya que la corteza cerebral es la que más requiere glucosa para su funcionamiento. Al deprimirse, se da un enlentecimiento con su consecuente manifestación a la que hay que prestar especial atención», detalla.
En este sentido du Plessis afirma que, si uno se encuentra con alguien en la vía pública que esté padeciendo un cuadro de estas características, se debe tratar de buscar si la persona tiene alguna identificación que diga que padece diabetes, para poder orientarnos sobre lo que le está pasando y cómo actuar de manera rápida y oportuna.
La afección, continuó explicando la referente, es más frecuente en aquellas personas que tienen muchos años de evolución de la diabetes y que se encuentran en tratamiento con insulina y sostuvo que se relaciona muchas veces con que en esos pacientes- al acarrear tantos años de evolución- se van perdiendo algunos síntomas de alarma primarios- temblores en las manos, sudoración profusa, palidez cutánea-mucosa y a veces visión borrosa, ya que la retina también emplea glucosa para su normal funcionamiento.
«Si los síntomas no son revertidos, se van profundizando. En esa disminución de la glucemia en sangre van apareciendo, primero esa ideación lenta, deterioro del sensorio, hasta que llegan a pérdida del conocimiento y hasta convulsiones. Fuera de la diabetes, las personas que tienen la insulina muy alta por un síndrome metabólico, si tienen grandes períodos de ayuno, pueden tener una hipoglucemia relativa con síntomas aun cuando los niveles se encuentren dentro de lo normal«, agregó.
En las personas con diabetes dependientes de insulina, las hipoglucemias pueden ocurrir por distintas razones: omisión de alguna comida que le quita sustrato a la insulina que se provee en dosis fijas, un aumento brusco de la actividad física sin adecuar la dosis de insulina, o a causa de infecciones severas que no solo dan hiperglucemia sino hipoglucemia.
«Cuando se presentan los síntomas leves como sudoración, temblores y lo que se conoce como sensación de cabeza vacía, se debe medir la glucemia capilar y comprobar si es menor a 65 mg por decilitro, pero si no se puede monitorear, ante los síntomas deben consumir rápidamente algo azucarado para que no siga progresando», advirtió.
Respecto a la prevención la especialista hizo hincapié en la importancia de que el paciente hable con su círculo íntimo y pares, cuando inicie su tratamiento con insulina, acerca de cómo identificar los episodios de hipoglucemia y cómo tratarlos.
«Es fundamental poder transmitir que la hipoglucemia se puede producir porque no se comió suficiente, porque se realizó más actividad física de la planificada o porque hubo un error en la dispensa de la insulina y de ahí la importancia de ajustar el tratamiento y de no omitir comidas o reducir la dosis basal de insulina si por ejemplo se realizará actividad física intensa, acompañado esto de colaciones a disposición para que vayan siendo administradas durante el ejercicio si será prolongado», finalizó.

Dejar una respuesta