La ministra de Salud, Rossana Chahla, en compañía de los ministros de Educación, Juan Pablo Lichtmajer  y de Seguridad Claudio Maley, visitaron hoy las instalaciones del CIIDEPT donde están fabricando  viseras y máscaras 3D para la protección de los trabajadores que están luchando contra el Covid-19.

Si bien ya repartieron más de 100 máscaras en los hospitales de Concepción, Centro de Salud y Eva Perón, estas herramientas de protección también están destinadas a personal de la Policía que se encuentra haciendo su trabajo en las calles y está en contacto con la población.

El desafío para superar el problema del COVID-19 se basa en el trabajo solidario del Estado y la sociedad en conjunto, con acciones que estén al alcance de cada quién. El Centro de Innovación es un punto neurálgico de la ciencia aplicada al cuidado de los tucumanos y se consolida en esa tarea. Además de ser sede física del Comité Central de Emergencia, su equipo de ingenieros e ingenieras realizan un trabajo a destajo para brindar recursos destinados al resguardo de la salud de los trabajadores que están combatiendo cara a cara esta problemática mundial.

 “Tengo palabras de agradecimiento a toda la gente que trabaja acá, a mis compañeros ministros que realmente me están colaborando en todo, siempre preguntando qué es lo que necesito. Vamos a seguir trabajando en algo que nos preocupa y ocupa a todos, algo inédito, que nunca nos pasó y no hubiéramos imaginado que nos pase. Están brindando un servicio para la salud, y estoy muy agradecida por todo esto”, destacó la ministra.

Por su parte, el titular de la cartera de Educación expresó: “La provincia tiene una prioridad que es cuidar la salud de todos los tucumanos y tucumanas, para que la dramática situación que la pandemia genera en el mundo, haga en Tucumán el menor daño posible. Para eso, toda la estructura del gobierno está para ayudar al Sistema de Salud. Eso es lo que estamos haciendo hoy desde el Centro de Innovación, donde nuestro equipo de ingenieros e ingenieras – a quienes agradezco mucho porque muchas veces es gente que no se la ve pero está aquí en el laboratorio- está ayudando concretamente con la elaboración de las viseras y máscaras que son un insumo necesario para aquellos que están en la primera línea de trabajo, personal de la seguridad y salud”.

Finalmente, Maley comentó que ya recibieron un número importante de las máscaras para el personal policial que está ubicado en los pasos fronterizos junto al personal de salud, destinados a hacer el examen de todas las personas que ingresan a la provincia.

“De los trabajadores golondrinas tenemos más de 5000 personas que entraron de Río Negro, más de 1600 ingresaron de Mendoza, y hay gente que viene también de Buenos Aires. Entonces, debemos entregarles todos estos elementos de protección al personal para cumplir en forma eficiente con la tarea que por recomendación de Salud debemos llevar adelante”, sostuvo el ministro.

El material del filamento PLA, con que son fabricadas las máscaras, es un polímero termoplástico que se obtiene principalmente del almidón, ya sea del maíz, la caña de azúcar u otras fuentes; a diferencia de otros termoplásticos que proceden de otras fuentes no biodegradables como el petróleo. Esto, implica una gran ventaja ambiental, ya que este material puede descomponerse naturalmente con las condiciones adecuadas y no como otros termoplásticos que pueden tardar hasta mil años en biodegradarse, y principalmente no es nocivo para la salud. La parte inferior de la máscara, cuya función es cubrir todo el rostro, es construida con acetato transparente cortado a partir de placas a las cuales se les da el tamaño y la forma adecuada, favoreciendo de esta manera la visión de quién la use.

Deja una respuesta