Desde la Brigada Provincial de Control de Vectores advierten que a pesar del descenso de la temperatura, todavía hay mosquitos portadores de dengue, al igual que sus larvas. Es por ello que, exhortan a continuar con el descacharreo y la prevención.

“Los cementerios son considerados un lugar crítico respecto a la prevención de dengue, porque son sitios que por lo general tienen recipientes con agua donde uno deja las flores. En San Miguel de Tucumán hay una ordenanza que prohíbe los floreros con agua, pero es una práctica habitual, muy difícil erradicarla. Si bien en los cementerios hay cartelería indicativa al respecto, la población está acostumbrada”, comenta la jefa del Departamento de Prevención de Riesgos Ambientales, Julieta Migliavacca.

Es así que, desde la Brigada Provincial de Control de Vectores están trabajando en la eliminación de estos recipientes en distintos cementerios.

“Ya realizamos este trabajo en varios cementerios del municipio capitalino (tanto públicos como privados), continuaremos en Tafí Viejo y Yerba buena. Revisamos todo el lugar buscando estos floreros con agua, los damos la vuelta y eliminamos su contenido. Pero hay espacios con acumulación de agua que no puede ser erradicada, como algunas fosas, entonces se hace allí aplicación de larvicida con residualidad para matar las larvas y evitar que se desarrollen”, detalla la referente.

Y agrega: “Si bien hace más frío, no estamos con temperaturas tan bajas y puede haber crecimiento de aedes aegipty; en varios cementerios encontramos larvas. Están todavía en crecimiento con lo cual es muy importante que en las casas no se relajen y sigan haciendo control focal de eliminación de criaderos”.

Cabe destacar que esta actividad de prevención también se realiza en gomerías, estaciones de servicio, empresas de colectivos, donde el agua suele quedar estancada en neumáticos y por ello el trabajo también suele ser allí aplicar larvicida.

“Pedimos a la población que no deje recipientes con agua en los cementerios, porque además allí están durante mucho tiempo. Hay que eliminarlos. Incluso hay veces que los dejan dentro de los mausoleos y con un vidrio roto, perfectamente ingresa un mosquito para poner allí los huevos”, cierra la profesional.

Deja una respuesta